Por qué los aislantes también sirven para el verano

Por qué los aislantes también sirven para el verano

Cuando llegan las bajas temperaturas del invierno todo lo que queremos es disfrutar del confort de nuestro hogar con un ambiente cálido así como relajante, y toda nuestra atención se centra en lograrlo, ver cómo conseguir que se caliente la casa sin que esto represente un gasto muy elevado. Pues bien, cuando se trata de evitar el frío el aislamiento de nuestra casa es un aspecto que no se puede dejar de lado.

Utilizar aislantes va a permitir que el calor que produce la calefacción siempre se conserve dentro de la casa y además que perdure por más tiempo. De esta manera, la casa se mantendrá a una temperatura adecuada y además, se evita que tengamos que realizar un consumo excesivo de combustible para poder mantener el ambiente cálido como lo deseamos.

Pero ¿Es el uso de aislantes algo que solo se ve viable cuando estamos en presencia de estados climáticos donde predomina el frío? Cuando llega el verano ¿Qué pasa? En esta época el calor comienza a hacer de la suyas en nuestros hogares y debes tener entonces listo el aire acondicionado pero, siempre con el temor de que la factura energética se dispare. Por ello, piensas entonces en la manera adecuada de conseguir frenar ese gasto extra.

Es válida aquí entonces la pregunta; ¿Nos podría ayudar la instalación de un aislamiento térmico?

¿Funcionan los aislantes en la temporada de verano?

Debemos recordar que el impacto principal o la función predominante del uso de aislantes en el hogar, es reducir la velocidad del movimiento del calor entre dos espacios, esto nos indica que durante los meses de verano el aislamiento generará que tu casa se vea libre de un sobrecalentamiento.

Por lo tanto, todo se reduce entonces a que definitivamente, hacer uso de aislantes durante la temporada de verano también beneficiará el mantener un ambiente totalmente soportable dentro de la casa, a pesar de que la temperatura actual en el exterior sea muy elevada.

Todo consiste en evitarle el paso al calor hacia el interior de la casa, para esto todas las áreas claves o importantes de la casa deben estar aisladas, un lugar especial es el sótano, ¡si tu casa posee uno! debe contar con su aislante en paredes y techo, de manera que se cree una barrera que logre evitar que el calor entre en contacto con el interior de tu hogar en esos días calurosos.

Ahora bien, para crear el aislante térmico que necesita tu hogar el mejor producto que se recomienda a utilizar es la celulosa. Este es un aislamiento térmico de tipo ecológico, se le considera como el más eficaz que se puede encontrar en el mercado, es un producto que se obtiene por un proceso de reciclado y también, por el triturado de fibras de papel de periódico y sales de boro.

Se utiliza papel de periódico debido a las características que posee y que lo hacen muy útil para el aislamiento térmico y acústico también, y el boro por su parte es un aditivo totalmente natural usado igualmente como condimento alimentario, este es el responsable de generar sus cualidades ignífugas (características de los aislantes orgánicos).

Cómo funciona el aislamiento en una casa

En primer lugar, la radiación proveniente del sol transmite el calor directamente a las fachadas de las casas, esto ocurre por medio de lo que se conoce como ondas electromagnéticas. Las fachadas absorben dichas ondas y luego, las van transmitiendo por contacto hacia el interior de la casa a través de un proceso conocido como conducción.

Los aislantes térmicos tradicionales trabajan ante esto, impidiendo que tanto el frío como el calor lleguen al interior de la casa o edificio, pero al estar en presencia del verano, ya sea de día o en horas de la noche, se llega a un punto en que se saturan de tanta radiación y el calor logra pasar.

Una opción que se puede utilizar para evitar que esto ocurra y se pueda brindar un aislamiento de gran calidad a tu casa, es el uso las láminas de aluminio del aislamiento reflectivo multicapa, las cuales reflejan la radiación que intenta llegar al interior de la casa desde el exterior o la que proviene de nuestra calefacción, como son los radiadores.

Este tipo de aislante es perfecto para el verano pues evita el paso del calor por medio de conducción, aspecto que resulta ser totalmente efectivo para generar un estado climático dentro de la casa, haciéndolo agradable y dejando fuera los estragos de las fuertes temperaturas del verano.

 

No Comments

Post A Comment