¿Cómo planificar y diseñar una reforma integral?

¿Cómo planificar y diseñar una reforma integral?

Cuando hablamos de realizar unas reformas integrales de calidad, lo primero que se piensa es en que se hará un trabajo de renovación en una casa o alguna parte especifica de la misma. Sin embargo, implica mucho más que solo remodelar. Se deben tener en cuenta aspectos como: el análisis del lugar donde se trabajará, hacer un diagnóstico con respecto a la zona, reparación y reforma, comprobación de las instalaciones, decoración y acabado.

Pero ¡No te agobies! En este post te ayudaremos a planificar y diseñar tu reforma integral adecuadamente.

Pasos a seguir para planificar y diseñar una reforma integral

Crea el proyecto de lo que deseas realizar

Esto es lo primero que debes hacer. No te apresures a iniciar con la obra, ni comiences a tirar muros por todos lados.

Organízate y piensa con tranquilidad sobre cómo planificar con tiempo. De esta forma se minimizarán las “sorpresas” así como, los posibles retrasos o aumentos desproporcionados de costos dentro de la obra.

El proyecto debe ser desarrollado por un profesional, ya sea arquitecto o interiorista, pensando en que será una buena inversión. Pero, si esto te gusta y además, tienes el tiempo suficiente para hacerlo por tu cuenta y se te da bien, esto es lo que debe contener dicho proyecto.

  • Plano de estado actual de la propiedad. Comienza con un plano del estado actual o las condiciones de la propiedad. Toma medidas de toda la casa y plasma las mismas en un plano, el cual podrás facilitar luego a las empresas a las que solicites presupuesto para la obra.

Esto no será algo fácil si no lo has hecho antes, pues no es simplemente medir el largo y ancho en cada habitación. Debes también ubicar correctamente las puertas, las ventanas, los pilares y también medir las alturas del techo, de una viga, alturas de las ventanas, incluso colocar el grosor de los muros.

  • Plano de la propiedad reformada. Con la reforma integral puedes tirar tabiques para hacer una buena redistribución del espacio y así, sacar el mayor provecho posible del mismo.

Es importante entonces realizar un buen estudio de distribución partiendo del plano actual, así podrás modificar tabiques sencillos, puertas y otros elementos no estructurales para que el piso adquiera la distribución que deseas.

Solo ten en cuenta que el mayor reto que tendrás serán las áreas del baño y también aunque en menor medida, la cocina, debido al tema de la salida de los humos.

  • Planos de electricidad. Ya establecida la distribución de los espacios, debes desarrollar un estudio de iluminación, pensando la manera en que será iluminada cada zona de la propiedad. Estableciendo cuántos enchufes e interruptores necesitarás y dónde ubicar cada uno de estos, para brindar la mejor practicidad posible.
  • La climatización. Selecciona el tipo de calefacción que prefieres o necesitas y decide dónde se ubicará dentro de la casa, también si vas a colocar aire acondicionado establece si deseas que sea por conductos o tipo split.

Esta parte puede ser un poco más técnica y por tanto, el especialista de obra te ayudará a seleccionar los elementos adecuados y te orientará sobre dónde irán los conductos de aire, pero sí puede ayudar que tengas bien pensado el tipo, modelo o marca a utilizar si es que tienes alguna preferencia.

  • Selección de materiales. En este punto es bueno que detalles todos los materiales y elementos que vayan a ser necesarios para llevar a cabo la obra, estableciendo marcas, modelos, referencias, color y medidas.
  • Otros planos que puedes necesitar. Puedes hacer uso de planos verticales aunque no son estrictamente necesarios, así como planos de distribución interna de armarios o cualquier otro detalle de construcción que se necesite en la obra.

Seleccionar la empresa de reforma

Esto es esencial, pues cuando no se conoce a nadie, elegir al contratista es un asunto que no debe dejarse solo al azar. Por lo tanto,

  • Busca varios presupuestos para evaluarlos
  • Revisa los trabajos anteriores de las empresas que tienes en mente
  • Busca referencias cercanas a ti, pregunta a personas que han realizado reformas en su casa y escucha lo que tienen que decir.
  • Lo mejor es contratar un equipo de obra que tengan a todo su personal en nómina y no a autónomos subcontratados.
  • Solicita una penalización por el incumplimiento del plazo de entrega
  • Mantén contigo parte del presupuesto para el final, un 20% es lo recomendado.

Ejecución de la reforma

En este proceso debe existir un jefe de obra, solicítale desde el inicio un “planning de obra” con el fin de conocer cómo se desarrollará cada semana de trabajo. Dicho planning puede ser flexible, ya que durante la obra surgen situaciones que pueden hacer que la planificación cambie, pero tendrás con esto una idea de cómo se llevan a cabo los trabajos.

Por otro lado, además del jefe de obra, alguien externo deberá realizar el seguimiento del proyecto de manera que la ejecución se ajuste a tu planificación inicial. Esta persona se encargará de asegurarse de que la obra cumpla con lo que se ha proyectado o modificar el proyecto de la mejor manera si se presenta algún imprevisto en el transcurrir de la reforma.

Para terminar te podemos decir que las obras de remodelación o reforma pueden ser frustrantes o agobiantes solo si no cuentas con los profesionales adecuados. Pero si dejas todo en manos de expertos, no tienes por qué sufrir para llevar a cabo ese proyecto que tanto sueñas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.